© 2020 Ruiz Films. All Rights Reserved.

CINEMATOGRAFÍA DE BODAS EN OAXACA

Tu Boda bajo el cielo azul de los zapotecas y mixtecas en un ambiente ecléctico

El Estado de Oaxaca se ubica entre los Estados de Guerrero, Puebla, Veracruz, Chiapas y el Océano Pacífico, ocupa el quinto lugar en extensión territorial de entre los estados de la República Mexicana, ofreciendo a sus visitantes 8 regiones, que forman parte de una subdivisión interna, cada una con su propia biodiversidad, usos y costumbres, lo que hace de este destino de belleza inigualable, una amplia gama de opciones de bellos escenarios para casarse y tener la mejor cinematografía de boda.

Bajo un cielo muy azul de nubes blancas, y entre montañas, se encuentra la ciudad de Oaxaca, apreciada por sus ricas tradiciones, gastronomía, arte y la multiplicidad de artesanos que ofrecen en los mercados sus productos, entre los que se encuentran obras de arte, huipiles, blusas, bordados y alebrijes.

 

Integrada por un gran Centro Histórico, colonias residenciales aledañas y municipios conurbados, esta hermosa ciudad, llena de coloridas flores es buscada por muchas parejas de la República Mexicana y del extranjero para casarse, porque posee barrios antiguos, como son, San Matías Jalatlaco y Xochimilco que poseen escenarios coloniales para la videografía de bodas y fotografía de bodas, entre los que se encuentran parques como El Llano y el Conzatti, plazuelas y jardines como El Pañuelito, que sirven de marco para realzar la belleza y la felicidad de la pareja en el día de su boda.


La tierra de Rufino Tamayo, Rodolfo Morales y Francisco Toledo, que es cuna de artistas plásticos, músicos, compositores, como Macedonio Alcalá, quien fue el creador de “Dios Nunca Muere”; cantantes como Lila Downs y pensadores de la talla de Eduardo Vasconcelos, así como de dos presidentes de la historia de México, Benito Juárez y Porfirio Díaz, recibió en 1987 el rango de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tanto por su Centro Histórico, en el cual se erigen imponentes iglesias como el Templo de Santo Domingo de Guzmán, la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad y la Catedral, centros majestuosos para la boda religiosa, así como por su sitio arqueológico de Monte Albán, sede de poder de los antiguos zapotecas, inigualable como escenario de la mejor cinematografía de boda.

En su Centro Histórico encontramos también Museos de Arte e Historia, y el invaluable ex convento de Santa Catalina de Siena, propiedad de Fonatur y ahora en funciones por el Hotel Quinta Real, con su legendaria historia a lo largo de casi cinco siglos, durante los cuales ha sido convento, cuartel y escuela. Y  una vez reconstruido, hotel de importantes cadenas hoteleras, que en su momento recibió la visita de los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, guardando entre sus muros un hermoso jardín y una obra arquitectónica denominada “Los Lavaderos”. 

 

Muy cerca de este hotel encontramos el Teatro Macedonio Alcalá, obra arquitectónica del siglo XX (1903-1906) y todavía en actividad, el Jardín Etnobotánico, rescatado por artistas oaxaqueños, destinado a la proliferación y cuidado de plantas endémicas, y que a su vez es centro de banquetes de bodas y de grandes ceremonias


Por último, o antes que nada, te invitamos a visitar el Zócalo, la Alameda y a caminar sobre las calles empedradas del Andador Turístico a lo largo de la calle de Macedonio Alcalá, en el que se encuentran hoteles, restaurantes, cafés, librerías, galerías, joyerías y bares para disfrutar de una velada con los invitados de su boda.

A Oaxaca acuden turistas de todas partes del mundo que se hacen presentes en casi todas las épocas del año, atraídos tanto por su bagaje histórico y cultural como por su casi permanente clima primaveral, su internacionalmente conocida, Guelaguetza, su tradicional Día de Muertos y sus exposiciones decembrinas entre las que destaca la Noche de Rábanos, sin olvidar su maravillosa gastronomía, con su característica variedad de moles, su chocolate, café , diversidad de pan y nieves,  así como una bebida fresca llamada tejate, y por su maravilloso mezcal,  los cuales constituyen una carta de platillos y bebidas vinculados a su gran tradición prehispánica, de la cual los oaxaqueños se sienten orgullosos, además de que también se moderniza en nuestros días, explorando el estilo gourmet de la cocina oaxaqueña, valorada internacionalmente.


Todo esto, acompañado de las calendas y sus gigantes marmotas o monos de calenda, surgidas del sincretismo de dos culturas posterior a la conquista española, como parte de las festividades religiosas, en las cuales las mujeres visten ropas regionales y llevan en la cabeza canastas decoradas con flores mientras caminan y bailan al son de la banda oaxaqueña. Es costumbre que después de la boda, se realice esta calenda con los novios e invitados, llenando de fiesta las calles de la ciudad.

Y es precisamente el arraigo de las costumbres zapotecas y mixtecas y de las provenientes de otras etnias, como lo son, los triquis, huaves, chatinos, chontales, mixes, tacuates, chochos, chinantecos e ixcatecos, lo que permite que Oaxaca sea un mosaico intercultural de tanta riqueza y que abra su corazón como el mejor destino para casarse.


Por todo lo anterior y seguros de que encontrarás aún más tesoros que los aquí descritos, en Ruiz Wedding Films, sabemos que con nuestra tecnología de punta y nuestro gran equipo humano integrado por los mejores cinematógrafos del momento, produciremos para ustedes la mejor película cinematográfica de bodas.

Recomendándoles por último, planear su luna de miel en alguna de las playas del Pacífico Oaxaqueño, Puerto Escondido, Huatulco, Zipolite, Puerto Angelito y Mazunte, los cuales merecen un artículo aparte.